Koloreka surgió como un proyecto artístico sin vocación comercial.

Una vez en marcha, hemos seguido trabajando en paralelo en otros proyectos con diferente recorrido y resultado. En ellos trasladamos nuestros criterios estéticos y conceptuales a distintas disciplinas y aunque nos quitan horas de sueño y nos dan algún que otro quebradero de cabeza, resultan viajes llenos de descubrimientos.

A ver qué os parecen.

Serie escultórica todavía en desarrollo de la que ya tenemos las primeras piezas.

La tradición coral del País Vasco ha jugado un papel fundamental en la transmisión oral de esta cultura a lo largo de la historia.

Utilizando materiales desechados damos vida a cantores formando un pequeño orfeón. Barítonos, tenores o bajos, jóvenes o mayores, grandes o pequeños, entonan en armonía manteniendo viva la llama de generación en generación.

Una mirada al horizonte enciende nuestra curiosidad por descubrir qué nos espera al otro lado, y fantaseamos con iniciar un viaje en línea recta a través del mar. Begimugan trata de dar respuesta a esa inquietud, indagando en las cone- xiones entre nuestra ciudad y una serie de lugares que la geografía ha dispues- to a nuestro alcance manteniendo el rumbo fijo.

Nos convertimos en navegantes digitales que, sin salir del muelle, alcanzan once lugares de las costas atlánticas para ilustrar su paisaje. Paisaje, como per- cepción generadora de emociones. Ilustración, como instrumento para narrar lo que vemos.

Proyecto artístico organizado por Rezink y Dimensión para visibilizar la violencia de género.

Cuando nos llamaron no dudamos en participar.

Cualquier intervención es poca para poner encima de la mesa esta terrible reali- dad. Se trata un problema enquistado en la sociedad y nuestra reflexión ahonda en el papel que jugamos como transmisores a las nuevas generaciones.

Proyecto fotográfico que reflexiona de una forma irónica, acerca de la influencia de los entornos sociales sobre nuestras preferencias y decisiones, mostrando tándems de personas mimetizadas con sus parejas.

Tejidos de colores, lápiz, tinta y óleo cediéndole el protagonismo al blanco. Estos son los recursos que se repiten en estas piezas de pequeño y mediano formato. Al igual que en las series de la tienda, retratamos escenas cotidianas de aire pausado.